Postre vegano de crema de chocolate y avena

Postre vegano de crema de chocolate y avena

Avena y chocolate no van a fallar nunca. Esta receta vegana, sin gluten y sin lácteos es extremadamente fácil y deliciosa, no hay que cocinar, y podemos usar nuestra leche vegetal favorita: almendras, coco, soja o de arroz. El cacao en polvo le da el sabor a chocolate y un poquito de vainilla hace que este postre sea un WIN-WIN.

Sopa vegana de fideos de arroz con champiñones y kale

Sopa vegana de fideos de arroz con champiñones y kale

Esta receta vegana de sopa de fideos de arroz es excelente para comidas de última hora. Con champiñones y kale es además super-saludable y añaden un sabor fantástico con la salsa de soja y el jengibre. ¡Delicioso y listo en 20 minutitos!

Caldo vegano

Caldo vegetal vegano básico

Sabes que un caldito vegano calentito nos reconforta y nos sienta muy bien… Yo utilizo caldo de verduras en muchas de mis recetas pero sin embargo bastante a menudo uso caldo comprado en tienda. Seguramente por vaguería o falta de tiempo, y es una de esas recetas veganas que es realmente muy fácil de hacer... ¡y también sabe mucho mejor!

Sopa vegana de tortilla de frijoles negros con chipotle

Sopa vegana de tortilla de frijoles negros con chipotle

Esta receta vegana sutilmente condimentada con chipotle es contundente, sencilla y con mucho sabor. Simplemente saltea las verduras, agrega las especias, la salsa, el caldo y los frijoles, deja hervir a fuego lento y 30 minutos después tienes en tus manos una sopa vegana de tortilla de frijoles negros con chipotle digna de tu restaurante mexicano favorito.

Crema vegana apio

Crema vegana de apio

¡Otra receta vegana reconfortante, asequible, sabrosa, y curativa! Esta crema vegana de apio es cremosa y deliciosa y vale para una cena saludable y económica, simplemente servida con pan crujiente. También podría ser el comienzo de una gran comida. Es muy fácil de hacer y completamente vegana.

Risotto vegano cremoso

Risotto vegano cremoso

Este sencillo y delicioso risotto vegano es una receta que hago a menudo. Y no necesitas queso para lograr su sabor y textura cremosa, para su sutil sabor a queso añado levadura nutricional. Ideal tanto para niños como para adultos que no consumen lácteos, puedes añadirle tus verduras de temporada favoritas y seguirá quedando igual de delicioso, si no más. 😛

Galletas veganas de chocolate, ¡las clásicas!

Galletas veganas de chocolate, ¡las clásicas!

He hecho muchas galletas con chocolate a lo largo de los años y estas son las mejores galletas veganas con chips de chocolate, ligeramente crujientes, fáciles de hacer y con ingredientes que hay en cualquier despensa vegana. El aceite de coco les va a dar su textura maravillosa y deliciosa y su toque de sabor. ¡No dejes de aprender a hacer estas PERFECTAS galletas con chispas de chocolate veganas 100%!

Ñoquis veganos con kale y nueces

Ñoquis veganos con kale y frutos secos

Me gustaría hacer ñoquis veganos desde cero, pero he preferido comprarlos por comodidad y para poder preparar una receta rápida y deliciosa, y estoy muy feliz con mi descubrimiento. ¡Estos ñoquis veganos suaves y esponjosos con kale y nueces y con una salsa con un toque de ajo es mi obsesión más reciente! 🙂

Tacos veganos de garbanzos

Tacos veganos de garbanzos ricos en proteínas

Tacos de garbanzos veganos, sin gluten, coloridos, que nos alegran el día y que están para chuparse los dedos. Garbanzos, pimientos salteados, cebolleta y champiñones, más las guarniciones frescas, todo envuelto en una tortilla de maíz y cubierto con unas gotas de lima. ¡Delicioso! Gran receta vegana de tacos que nos ha enviado nuestra amiga María José que es una gran adición al recetario sin duda. Muchas gracias 😉

Risotto vegano con setas y espárragos

Risotto vegano de setas y espárragos

Este risotto vegano de setas es una receta que hago a menudo. Es tan cremoso, suave y delicioso que querrás repetir mil veces ¡Cierto! Y no tiene mucha grasa. Tampoco es especialmente difícil, todo se hace en unos 40 minutos. Todo lo que se necesita es un poco de paciencia para revolver el arroz de vez en cuando 😉